February 2, 2007

A mi Iemanjá

by Sparhawk
Categories: Comentarios
Tags: No Tags
Comments: 66 Comments

Digamos que no es una tradición netamente uruguaya, y tiene unas raices africanas tan antiguas como tengan las ganas de imaginarse, pero se me ocurre que en Uruguay es donde se le adora más a la “Virgen Del Mar”, “Stella Maris”, “Madre de los Orishas”, “Diosa del Mar”, “Yemanyá”, “Iemanjá”… No conozco, por ejemplo, de ningún otro país donde se le haya construído un monumento en un lugar público, como el que existe en Montevideo. Por qué, no lo se con seguridad; pero los hechos son así y es una tradición que me traje en el corazón y que después de veinte años en este norte frío y bastante impersonal en el que me encuentro, tengo muy vigente.
Vaya pues, en su día, mi saludo, mi cariño y mi devoción a nuestra Iemanjá.

Yemanjá, Nuestra señora del mar

Es febrero y celebramos
a la reina Iemanjá
madre de todas las aguas,
nuestra señora del mar
Luz de luz entre las sombras
sacra imágen de cristal
bajo su manto bordado
se acogen los orixás.
Cotizada joya estrella,
el día va a clarear
sobre tu falda de espumas
refulge la claridad
Yanaina, madre pura
exenta de todo mal
purifica nuestras almas
y bendice nuestro hogar.
Alivio de nuestras penas
princesa del Aluká
recibe nuestras ofrendas
Marabó, Ynae, Yansá, Ynae, Donha María
nuestro espíritu es tu altar
postrados te celebramos
sirena de macurá

Alma Vasconcellos, uruguaya.

Iemanjá de los cinco nombres

Iemanjá, que es la dueña del muelle, de los aveiros, de la vida de sus hombres, tiene cinco nombres, cinco nombres dulces que todo el mundo conoce. Se llama Iemanjá, siempre se llamó así y ese es su verdadero nombre, de dueña de las aguas, de señora de los océanos. Pero a los canoeros les gusta llamarla Janaína, y los negros, que son sus hijos predilectos, que danzan para ella y la temen mas que todos, la llaman Inae devotamente o, en sus súplicas, la Princesa de Aiocá, reina de esas tierras misteriosas que se esconden en la línea azul que las separa de las otras tierras. Y las mujeres del muelle, que son simples y valerosas, Rosa Palmeirón, las mujeres de la vida, las casadas, las muchachas que esperan novio, le dicen Señora María, por que María es un lindo nombre, el más lindo de todos, el más venerado y se lo dan a Iemanjá como un regalo, como si le regalaran una caja de jabones a su piedra del Dique. Ella es una sirena, es la madre del agua, la dueña del mar, Iemanjá, Janaina, la Señora María, Inae, la Princesa de Aiocá. Ella domina los mares, ella adora la luna, que viene a ver en las noches sin nubes, ella gusta de las músicas de los negros.
Jorge Amado – Mar Muerto.