March 1, 2005

“Cual retazo de los cielos,…

by Sparhawk
Categories: Experiencias
Tags: No Tags
Comments: 2 Comments
…de los cielos

Do jamás se pone el sol, se pone el sol

Es la enseña de mi patria, la bandera bicolor.”

Así empieza el himno Mi Bandera en honor al pabellón nacional de Uruguay. Recuerdo todavía entonar esas estrofas, cuando niño, vistiendo mi túnica blanca y una moña ancha azul. Muchas veces, como todo niño travieso, cambiando algunas de las palabras para matar un poco la seriedad del entono. La verdad es que hoy las estrofas me vienen a la boca con un orgullo que no sentía desde hace muchos años. Mucho para festejar. Entre otras cosas, nuestro paisano, Jorge Drexler, metió un gol de media cancha –como decimos por allá– y se llevó el Oscar del 2005 a la mejor canción original por la excelente película “Diarios de Motocicleta”, siendo el primer hispano en ser nominado para un Oscar en esa categoría y la primera vez que una canción en español es, no solo nominada, sino también ganadora de tal categoría. ¡Felicitaciones Jorge! (Al margen, la verdad sea dicha, yo grité cuando se dió el anuncio como si Uruguay hubiese ganado la final de un mundial de futbol. La hinchada agradecida, Jorge.)

Eso fue el domingo. Hoy, Primero de Marzo del 2005, se inicia un cambio en mi país natal. Por primera vez en la historia de la nación, un gobierno socialista toma las riendas del mando. En realidad el cambio comenzó hace unas cuantas décadas, cuando yo no era más que un niño. Antes que eso, solo había pensadores. La década del 1960 puso acción y la decada del 1970 puso brutalidad, infamia y retribución desmedida. Los 80 abrieron una ventana y permitió escapar bastante del hedor a betún de botas encerrada en el alma de la gente. Desde allí, poco a poco, sin embargo, la conciencia de la gente, castigada por privacidades y desengaños, bajo gobiernos de partidos llamados tradicionales, cambió. Hoy se le está dando una oportunidad a que el cambio empírico, obtenido de unas elecciones históricas en sus resultados, se cristalice en hechos.

Nadie sabe que depara el futuro. ¿Cuántas de esas promesas de campañas electorales serán cumplidas? ¿Qué desengaños propios prodrá traer este nuevo gobierno? ¿Quién sabe? ¿Importa eso el día de hoy? En mi opinión, para nada. Se podrá especular hasta el día de las próximas elecciones. Por otro lado, la verdad es que la gente sí sabía algo: que las situación, como venía planteada historicamente con los otros partidos, era insostenible. La gente apostó al cambio. Hoy se festeja la apuesta y hoy, el Dr. Tabaré Vázquez, es el nuevo presidente de Uruguay.

Me gustó por ejemplo lo que dijo el presidente de Chile, Ricardo Lagos, en una entrevista reciente al ser preguntado que tipo de gobierno creía que iba a tener el Uruguay; si este se parecería al suyo. El Sr. Lagos contestó, muy acertadamente, que el nuevo gobierno se va a parecer “al alma profunda del Uruguay que es lo que el Uruguay está esperando” Como traté de decir en un mensaje anterior, cada país tiene su propio norte. Esta vez, la aguja de la brújula del pueblo, apunta a la apuesta al cambio.

Usando como base la frase tan usada ultimamente, gracias a la película Diarios de motocicleta, “deja que el mundo te cambie y tu podrás cambiar al mundo”, creo que es apropiado decir que los uruguayos dejaron que la realidad los cambiara y ahora están, finalmente, cambiando la realidad.

“Si el pampero la acaricia, la acaricia

O la anima el batallar, el batallar

Son canciones de victoria

Las que entona al tremolar”

¡Enhorabuena!