Monthly Archives: July 2004

Marinero, te doy mi adiós

Los marineros–seres fascinantes, exóticos y extraños–crean con su rara presencia un vacío que es obligatorio ser llenado con historias. Casi nunca aquí, siempre por allá y donde el “allá”, siempre misterioso y lejano, es sin lugar a dudas aquello a lo que, los que escuchamos atentamente, queremos ser transportados. Prestando oidos y con un espíritu […]

La rosa de Paracelso

La Rosa de Paracelso En su taller que abarcaba las dos habitaciones del sótano, Paracelso pidió a su D’s, a su indeterminado D’s, a cualquier D’s, que le enviara un discípulo. Atardecía. El escaso fuego de la chimenea arrojaba sombras irregulares. Levantarse para encender la lampara de hierro era demasiado trabajo. Paracelso, distraído por la […]